lunes, 25 de mayo de 2015

Salce - Alto de la Cañada (2.157 m.) - Peña de Piquera (2.069 m.) - Pico Formigones (2.066 m.) - Peña Correa (2.067 m.)


Espectacular y dura ruta la que se puede realizar por los alrededores del Valle de Salce, con la subida a varios picos de más de 2.000 metros y con un recorrido bastante asequible, pero muy largo.

Comenzamos la ruta en el pueblo de Salce y cogemos la pista forestal que sale por el noroeste recorriendo el Valle de Salce. La senda es muy visible y no tiene pérdida. Vamos ganando altura hasta completar los primeros kilómetros.




Cuando llegamos a la falda de nuestro primer objetivo, nos desviamos hacia la izquierda y llegamos a la Laguna de Fresdecaballos, dónde ya obtenemos buenas vistas del valle. Empezamos a ver el Alto de la Cañada (2.157 m.), nuestra primera cima del día. Ascendemos por la cara sur, sin pérdida, hasta de coronamos, teniendo como premio espectaculares vistas al Valle de Salce, al Valle de Abelgas, a la Sierra de Gistredo, a la Sierra de Villabandín, a Peña Ubiña, a las Tres Marías, etc.






Continuamos nuestro camino hacia el norte y vamos descendiendo ligeramente el pico más alto de la zona. Hacia el este, ya comenzamos a ver nuestras siguientes metas, Peña de Piquera, Pico Formigones y Peña Correa. Seguimos caminando, ya sin senda, hasta coronar Peña de Piquera (2.069 m.), nuestra segunda cima.


Seguimos acumulando desnivel en una parte que siempre vamos descendiendo o ascendiendo, con apenas algún metro llano... Continuamos hacia el este, abandonando Peña de Piquera y ya con vistas al Pico Formigones (2.066 m.), que coronamos después de un gran esfuerzo, debido a la cantidad de desnivel que perdemos desde la cima anterior.


Seguimos sobre los 2.000 metros de altura y nos dirigimos ligeramente hacia el norte, donde podemos comprobar que tenemos cerca nuestro último objetivo: Peña Correa (2.067 m.). Ascendemos dicha montaña, de vistas similares a las anteriores y decidimos bajar de forma rápida. El día va pasando, los kilómetros y el desnivel se va notando y aún no habíamos comido.


Después de coronar nuestra última cima, descendemos fuertemente, a través de escobas y piedras sueltas hasta llegar a las inmediaciones del Laguillín, una laguna de origen glaciar que merece la pena visitar. Tiempo para la comida!


Por último, ya sólo nos queda coger la senda próxima al Laguillín, que nos deja de vuelta al pueblo de Salce. La senda va descendiendo cómodamente, aunque las piernas ya van flojeando. Después de varios kilómetros, regresamos al pueblo, punto de inicio.

Ruta larga, de casi 30 kilómetros, con un desnivel acumulado bastante importante, casi 1.500 metros. Sin lugar a dudas, una ruta exigente. No tiene dificultad técnica, pero se requiere una cierta condición física para afrontarla. Preciosos valles!


Tipo: Senderismo
Fecha: 24 de Mayo de 2015
Duración: 12 h. 32 min.
Dificultad: Moderado
Distancia: 27,39 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 1.352 m.
Altura mínima: 1.206 m.
Altura máxima: 2.159 m.



Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez