miércoles, 19 de abril de 2017

Ordesa y Monte Perdido - Pradera de Ordesa - Gradas de Soaso - Circo de Soaso - Cascada Cola de Caballo


Por fin! Uno de nuestros destinos más deseados era el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, y qué mejor ocasión para disfrutar de él que durante estos días de Semana Santa. Aprovechando el buen tiempo, decidimos viajar hasta la preciosa provincia de Huesca, al norte, en pleno corazón de los Pirineos, para disfrutar de uno de los parajes más bonitos de España. El primer día iba a estar reservado para conocer la cascada más famosa del parque: la Cascada Cola de Caballo.

Accedemos en coche a la Pradera de Ordesa, donde existe un punto de información y un gran aparcamiento. Comentar que en temporada alta no es posible acceder en vehículo privado a la Pradera de Ordesa, por lo que es necesario coger un autobús que sale con frecuencia del cercano pueblo de Torla. En las inmediaciones de la Pradera de Ordesa también encontramos el desvío que nos guiará por el valle, mucho más frecuentada, o por la Senda de los Cazadores, que lamentablemente se encontraba cerrada por acumulación de nieve (una lástima, pues era nuestra primera opción). También podemos visualizar un par de carteles informativos de la zona.





La ruta comienza por una pista ancha y muy agradable, entre árboles y sombría. Es muy cómoda de transitar, pero no ofrece buenas vistas, pues la vegetación es muy densa. Esta parte apenas tiene desnivel, por lo que vamos ganando los primeros metros hasta el desvío hacia la Cascada de Cotatuero, que luego veremos a lo lejos.



Continuamos por el margen izquierdo del Río Arazas y llegamos al primer puente, un bonito paso de piedra y en el que podemos ver un bonito salto de agua a nuestra izquierda. La ruta comienza a mostrar los primeros desniveles, aunque nada fuera de lo normal.



Casi a los 3 kilómetros llegamos a la primera cascada importante de la ruta, la Cascada de Arripas, un precioso salto de agua que nos deleitará y que hará que disfrutemos del precioso entorno que nos rodea. Muchas fotos y continuamos la marcha, pues el día será largo!


A partir de aquí, la ruta comienza a ganar altura. Nunca nos encontraremos zonas de fuerte ascenso/descenso, por lo que vamos completando la ruta fácilmente. En los primeros metros encontramos una fuente en la que llenamos nuestras cantimploras.


Seguimos nuestro camino y pronto llegamos al desvío hacia la Cascada de la Cueva, una cascada que veremos a la vuelta, pues aquí decidiremos regresar a la Pradera de Ordesa por el otro margen del río.


La pista sigue ganando altura, ahora a lo largo de varios zig-zag, por los que llegaremos a la Cascada del Estrecho, la segunda cascada importante de nuestra jornada! Tras visitar la cascada, continuamos para adentramos en un precioso hayedo llamado Bosque de las Hayas. En este bosque encontramos un precioso refugio de madera, bastante bien conservado.




Continuamos y encontramos un salto de agua más. En esta época del año, coincidiendo con el deshielo, hay numerosas cascadas. Muchas de ellas, en verano, será difícil ubicarlas. Por ahora, vamos disfrutando del momento y del sonido del agua, que siempre nos irá acompañando.


Seguimos ganando kilómetros y altura y nos encontramos una fuente. La ruta es larga, por lo que volvemos a proveernos de agua. Justo después, una de las zonas más bonitas, las Gradas de Soaso, sin lugar a dudas, un lugar mágico. Las Gradas de Soaso son una secuencia de cascadas que van haciendo descender el curso del agua en forma de gradas. Preciosas!





Ya llevamos 7 kilómetros! Continuamos ahora por la remodelada senda de las Gradas de Soaso, rumbo al circo del mismo nombre. Tras seguir ganando altura, llegamos al Circo de Soaso, un valle de origen glaciar, un lugar único donde el valle se abre para ofrecernos la magnitud de la zona y de las montañas que nos rodean. Desde aquí, ya podemos visualizar el Cilindro de Marboré (3.325 m.), el Monte Perdido (3.348 m.) y el Pico de Añisclo (3.257 m.), espectaculares!




Ya sólo queda completar el Circo de Soaso hasta llegar al principal aliciente de la jornada, la Cascada Cola de Caballo. A lo largo del circo, cruzamos varios puentes, visualizamos a nuestra izquierda varias cascadas y visitamos el Refugio de Soaso, también en buen estado.







Un par de kilómetros más disfrutando de este precioso paraje y llegamos a la Cascada Cola de Caballo, que no vemos hasta que no estamos encima de ella, pues se encuentra al abrigo de una zona de grandes rocas, al final del Circo de Soaso. La Cascada Cola de Caballo es un verdadero espectáculo de la naturaleza. Muchas fotos y un buen descanso, que aprovechamos para comer y disfrutar del entorno y de la gente. Era común ver a esquiadores y montañeros bajar de las Clavijas de Soaso o subir por la Senda de las Mulas, rumbo hacia el Refugio de Góriz, un poco más allá. Queda pendiente para otra ocasión!



Tras disfrutar del lugar y descansar, regresamos por el mismo camino de ida hasta el desvío hacia la Cascada de la Cueva, primero a lo largo del Circo de Soaso, luego por las Gradas de Soaso y, finalmente, a través del Bosque de las Hayas.

Ya en el desvío, nos dirigimos hacia la Cascada de la Cueva, donde encontramos varios desvíos que nos guiarán hacia un pequeño mirador. También encontramos varios desvíos hacia la Cascada del Estrecho, ya visitada. Varias fotos de la impresionante Cascada de la Cueva, encajada y en un lugar mucho más estrecho.




Tras visitar la última cascada importante de nuestra ruta, continuamos el camino de vuelta por el otro margen del Río Arazas, al que llegamos cruzando el Puente de Arripas. Nada más cruzar el puente, nos encontramos con un desvío que nos guiará al Mirador de los Bucardos, mirador que visitamos y que nos ofrece una gran panorámica del valle.




Continuamos nuestra ruta, ahora por una senda más despejada, con buenas vistas hacia las paredes que nos rodean y hacia el Río Arazas, que nos va dejando un precioso curso con numerosos saltos de agua y cascaditas.

Ya en la última parte encontramos una pequeña zona abierta, justo enfrente del Barranco de Cotatuero, y desde el que tenemos una perfecta panorámica de la Cascada de Cotatuero. A continuación, llegamos a la Piedra de las Siete Faus, una gran piedra que daba vida a 7 hayas, sin lugar a dudas, peculiar. Y finalmente, el Puente de los Cazadores, por el que llegamos nuevamente al punto de inicio, la Pradera de Ordesa, donde iniciamos y finalizamos nuestra bonita jornada.




Sin lugar a dudas, la ruta más famosa y una de las más bonitas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Se trata de una ruta larga, casi 20 kilómetros, pero la belleza del paisaje hace que se haga mucho más corta. Saltos de agua, cascadas, valles, circos, montañas, etc. Una delicia y 100% recomendada!

Tipo: Senderismo
Fecha: 8 de Abril de 2017
Duración: 7 h. 2 min.
Dificultad: Moderado
Distancia: 18,55 km.
Circular: Sí
Desnivel acumulado: 491 m.
Altura mínima: 1.289 m.
Altura máxima: 1.778 m.

Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=17237157


Salsaludos, abrazos y besines!

Rubén Álvarez